viernes, 27 de septiembre de 2013

Mitos acerca de la psicología y los psicólogos


En la actualidad existen gran cantidad de mitos y creencias erróneas acerca de los psicólogos y la psicología, que van desde las posiciones más escépticas de quienes afirman que “no creen en la psicología” o “no se fían de los psicólogos” a quienes piensan que si hablan de sus problemas con un psicólogo, éstos se solucionarán por sí mismos. Este artículo pretende romper algunos de estos mitos y servir de orientación para quienes tienen dudas o no están seguros de qué es lo que un psicólogo puede hacer por ellos.


Mito 1 : “No creo en los psicólogos”

A pesar de que haya quienes afirman que no creen en nosotros, lo cierto es que no se trata de una cuestión de creencias: los psicólogos existimos. Un psicólogo es un profesional que se ha formado como tal a través de una licenciatura en Psicología. La psicología es la rama de la ciencia que estudia el comportamiento humano y su relación con los procesos de pensamiento, el aprendizaje o los procesos emocionales. La psicología se encuentra dentro del ámbito de las Ciencias de la Salud y, como tal, utiliza el método científico para avanzar en la comprensión y el estudio del comportamiento humano y los procesos emocionales y psicológicos (tanto los “normales” como los “patológicos”).


Mito 2: “Un buen amigo es el mejor psicólogo”

Es cierto que el apoyo social y las amistades son un factor protector de cara a problemas como el estrés o la depresión. Sin embargo, existen muchos casos en que hablar de nuestros problemas con un amigo o escuchar sus consejos, no resulta suficiente. Incluso nuestros amigos, con la mejor de las intenciones, pueden darnos consejos que, aunque nos alivien, a la larga no nos resulten útiles.

Mito 3: “El tiempo todo lo cura”

Es verdad que muchas veces el paso del tiempo nos ayuda a ver las cosas desde otra perspectiva, pero el tiempo por sí mismo, no tiene propiedades terapéuticas. Existen casos en que el paso del tiempo puede ayudar a serenar nuestras emociones, pero en otros casos, el paso del tiempo puede contribuir a cronificar un problema que podría haberse solucionado de haberse intervenido a tiempo sobre él.


Mito 4 : “Los psicofármacos (ansiolíticos, antidepresivos, etc) son el único tratamiento eficaz para los problemas emocionales”.

La medicación puede ayudar a una persona a sentirse mejor o a disminuir algunos síntomas molestos, sin embargo, por sí sola, la mayor parte de las veces no resulta suficiente, puesto que puede “tapar” los síntomas, pero no puede afrontar o solucionar nuestros problemas por nosotros. El efecto de los psicofármacos, además, se da a corto plazo, por lo que, cuando dejan de administrarse, desaparecen sus efectos. El psicólogo no se centra tanto en las posibles causas biológicas de nuestro malestar como en nuestras características personales, nuestras circunstancias, el encuadre de nuestros problemas dentro de nuestra historia personal o el análisis de los procesos psicológicos subyacentes al problema. De esta forma, en lugar de administrar medicamentos, el psicólogo nos ayuda a tomar perspectiva sobre nuestros problemas y a poner en marcha estrategias de afrontamiento que nos ayuden a enfrentarnos a ellos de una forma más eficaz. Así, los efectos de un tratamiento psicológico se prolongan en el tiempo, puesto que, una vez que finaliza la terapia, contamos con habilidades y herramientas que, en caso de ser necesario, podremos seguir empleando.

Actualmente existen procedimientos y técnicas psicológicas que han mostrado su eficacia para el tratamiento de diversos problemas y trastornos de forma empírica. Desde la psicología se continúa trabajando incesantemente para validar y seguir desarrollando técnicas terapéuticas que ayuden a las personas a mejorar su calidad de vida y enfrentarse a sus problemas emocinoales de una forma más eficaz.


Mito 5: “Los psicólogos son capaces de leernos la mente o adivinar todos nuestros problemas”

El psicólogo es un profesional cualificado para analizar y evaluar nuestros problemas. Si embargo, para realizar esta tarea, resulta imprescindible que el paciente aporte la información necesaria. Antes de empezar un tratamiento psicológico es necesario realizar un proceso de evaluación en que el psicólogo analizará el problema, sus características, la forma en que éste afecta a nuestra vida, las características particulares de la persona, los intentos previos de solución del problema etc. Este proceso normalmente se lleva a cabo mediante una entrevista y, adicionalmente, pueden emplearse otros procedimientos como los cuestionarios o autorregistros que ayudaran a que el psicólogo tenga la información necesaria para evaluar nuestros problemas.

Mito 6: “Solo con contarle mis problemas al psicólogo, éstos se solucionarán”

Muchas veces, el hecho de ser escuchados y hablar sobre nuestros problemas y dificultades con un psicólogo puede provocar una sensación de alivio. Sin embargo, hablar de los problemas, no hace que éstos se resuelvan por sí mismos. La terapia psicológica no es un proceso pasivo, sino que requiere una implicación activa, tanto por parte del psicólogo como por parte del paciente en la búsqueda y puesta en marcha de soluciones.


Mito 7: “Ir al psicólogo significa que estás loco o que eres débil y no eres capaz de solucionar tus problemas por ti mismo”.

Cuando una persona acude a la consulta de un psicólogo, lo único que eso significa es que tiene un problema y busca ayuda especializada para solucionarlo. El psicólogo es un profesional especializado que cuenta con los conocimientos, la experiencia y las técnicas adecuadas para realizar una evaluación y un tratamiento psicológico. Si lo vemos desde esta perspectiva, ir al psicólogo podría considerarse más un acto de responsabilidad que una señal de “debilidad”.






Publicar un comentario