viernes, 28 de septiembre de 2012

Algunos mitos sobre la psicoterapia



1. Sólo los locos van al psicólogo:
Esto es totalmente falso y la razón que más para a mucha gente a la hora de ir al psicólogo.
Las personas buscan la psicoterapia por un abanico muy amplio de razones. Algunos la necesitan para el tratamiento de la depresión, la ansiedad, el abuso de sustancias… pero otros simplemente la buscan para que les ayude a superar  las transiciones y cambios importantes en su vida como la pérdida de un empleo, el divorcio, la muerte de un ser querido… Incluso algunos necesitan ayuda para manejar las exigencias que suponen algunas circunstancias como la paternidad, las responsabilidades familiares, afrontar una enfermedad…
Así pues, cualquiera puede beneficiarse de la psicoterapia. Los investigadores siguen encontrando nuevas conexiones que enfatizan el valor del cuidado de la salud mental para asegurar una buena salud física, a menudo llamada la conexión salud mente-cuerpo. Los problemas emocionales pueden aparecer como síntomas físicos. Y cuando estamos físicamente enfermos, podemos desarrollar problemas emocionales.


2. Hablar con la familia o los amigos es tan efectivo como ir a psicoterapia:
El apoyo de familiares y amigos de confianza es importante cuando estas pasando un momento difícil. Sin embargo, un psicólogo puede ofrecer mucho más que hablar con la familia y los amigos.
Los psicólogos tienen años de educación especializada, formación y experiencia que los convierte en expertos en la comprensión y el tratamiento de problemas complejos. Y la investigación muestra que la psicoterapia es eficaz y útil. Las técnicas que utiliza un psicólogo durante la psicoterapia se desarrollan a través de décadas de investigación y más que “sólo hablar y escuchar.”
Los psicólogos pueden reconocer patrones de pensamiento o comportamiento objetivamente. Además, puedes ser completamente honesto con tu psicólogo sin preocuparte de que nadie sabrá lo que le has contado. La relación terapéutica se basa en la confidencialidad. De hecho, la gente suele contar cosas a sus psicólogos que nunca antes habían contado a nadie.

3. Puedes mejorarte por ti solo si te esfuerzas lo suficiente y adoptas una actitud positiva:
Muchas personas han tratado de resolver sus problemas por su cuenta durante semanas, meses o incluso años antes de empezar la psicoterapia, pero se han dado cuenta de que no era suficiente.
La decisión de iniciar la psicoterapia no significa que hayas fracasado,  en realidad, tener el valor de extender la mano y admitir que necesita ayuda es un signo de fortaleza y no de debilidad – y el primer paso para sentirse mejor.
Además,  para algunos trastornos, como la depresión o ataques de pánico, puede haber un componente biológico, lo que hace que sea muy difícil curarse por si mismo.

4. Los psicólogos sólo te escuchan desahogarte, así que, ¿Por qué pagar a alguien para que te oiga quejarte? :
Un psicólogo suelen iniciar el proceso de la psicoterapia pidiendo al paciente que describa el problema que le ha traído a su oficina. Pero eso es sólo el punto de partida de la psicoterapia. También se recopilará información sobre tus antecedentes, así como la historia de tus problemas y de otras áreas importantes de tu vida, y las formas en que has tratado de hacer frente a las preocupaciones.
La psicoterapia es típicamente un proceso interactivo, colaborativo basado en el diálogo y la participación activa del paciente en conjunto para resolver problemas. El psicólogo te sugerirá tareas para que puedas practicar nuevas habilidades entre sesiones o tareas de lectura para que puedas aprender más sobre un tema en particular. No sólo se trata de que tú hables y el psicólogo escuche.

5. Un psicólogo se limitará a culpar a tus padres o a tus experiencias infantiles de todos tus problemas:
Uno de los componentes de la psicoterapia podría implicar explorar las experiencias infantiles y eventos significativos que afectan tu vida. Relacionar la información de tu entorno familiar puede ayudarte a ti y a tu psicólogo a entender tus percepciones y sentimientos, tus actuales estrategias de afrontamiento ante las vida, etc. El objetivo de mirar hacia atrás es para entender mejor el presente y hacer cambios positivos para el futuro.
Sin embargo, en algunos casos, el psicólogo puede optar por centrarse principalmente en el problema actual te ha llevado al tratamiento y no ahondar en tu pasado para nada.

6. Tendrás que permanecer en psicoterapia durante muchos años o incluso el resto de tu vida:
Todo el mundo se mueve a un ritmo diferente durante la psicoterapia – es un proceso muy individualizado. En un estudio, por ejemplo, la mitad de los pacientes en psicoterapia mejoró después de sólo ocho sesiones mientras que el 75 por ciento había mejorado en el punto de seis meses. Es algo que puedes hablar con tu psicólogo en las reuniones iniciales cuando se desarrolla un plan de tratamiento.







Publicar un comentario