viernes, 24 de enero de 2014

Contar o no una infidelidad

¿Se debe confesar una infidelidad?

La infidelidad, en esencia, está rodeada de un gran misterio y de mucho secretismo. De hecho, la mayoría de las personas que han sido infieles, guardan este tema en la intimidad y no se lo confiesan a nadie. Aunque siempre existe el riesgo de ser descubierto.

Conviene recordar que hay detectives privados que trabajan en este campo de acción. Por otra parte, dado que cada vez tenemos más formas de comunicación disponibles, también existen más opciones de pillar al infiel en un descuido. De hecho, muchas infidelidades se descubren al mirar el teléfono móvil de la persona que está siendo infiel y encontrar pruebas de ‘otras relaciones’.

Pero, además, en nuestros días surge una nueva forma de infidelidad: la virtual. Es posible conocer gente a través de Internet, utilizando el ordenador desde casa. En estos casos, hay que tener en cuenta que los contactos a través de la red son muy susceptibles de ser idealizados y generar fantasías que no se corresponden con la realidad.

Eres tú quien debe decidir libremente si quieres confesar o no una infidelidad. Lo importante es que actúes siempre de una forma en que te sientas bien contigo mismo, porque solo así podrás estar bien en pareja.


Por ejemplo, existen personas que se sienten tan mal consigo mismas después de la infidelidad y sufren tantos remordimientos, que ese malestar les amarga el día a día.

En ese caso, es fundamental contarlo como un desahogo para poder asumir las consecuencias de los hechos, y ofrecer a la pareja la oportunidad de que perdone, o que no lo haga. Pero también puedes hablar del tema con alguien ajeno a la historia para que te dé su opinión de una forma objetiva. Hablar del tema con alguien de confianza, aliviará tu dolor.

En caso de haber cometido una infidelidad y tener la seguridad plena de que eso no va a suceder más, entonces puedes optar por no contarlo si crees que el hecho de saber la verdad no va a aportar algo positivo a tu pareja.

Por el contrario, puede que al saberlo se haga mil preguntas que hasta ese momento no se hacía, y que tenga más desconfianza hacia ti, porque dudará de si le estás contando todo realmente o hay algo que guardas para ti. Pero está claro que tampoco se puede esperar que todo sea ideal después de una infidelidad, es decir, es importante tener empatía y entender las necesidades emocionales del otro. Las heridas, tardan tiempo en curarse por ambas partes.




Publicar un comentario