viernes, 28 de febrero de 2014

Cómo superar una ruptura de pareja

Las rupturas de pareja son duras. Muchas veces nos deprimen, nos quitan la fe en los demás, nos hacen dudar de nosotros mismos y nos pueden dejar heridos por un largo tiempo. Sin embargo, la ruptura de pareja es una gran oportunidad para aprender.

Pasos para superar la ruptura de pareja

- ¿Qué aprendí? Empieza por hacerle honor a la relación. Incluso si fue dañina y tóxica, o te hirió de alguna manera, es una experiencia más en tu vida que te ha aportado algún aprendizaje. ¿Qué aprendiste sobre ti mismo? ¿Sobre la forma en que te relacionas con los demás? ¿Sobre el amor? ¿Sobre lo que debe hacerse y lo que no debe hacerse?

- ¿Qué retos me quedan? Si ya sabes qué aprendiste, ahora evalúa qué te falta por aprender.¿ Paciencia? ¿Tolerancia? ¿Honestidad? ¿Perdón? ¿Firmeza? ¿Amor propio? ¿Confianza? Al aprender y asumir nuestras misiones, superamos el “examen” y podemos seguir adelante a nuevos retos.

- Asumiendo la soledad. Muchas veces, lo más difícil luego de una ruptura de pareja es asumir nuestra soledad. Al estar acostumbrados a compartir tiempos y espacios con otros, nos olvidamos a veces de nuestra vida interna. Concentrarse en uno mismo después de una ruptura de pareja es una gran experiencia. Reencuéntate con tu libertad, tu tiempo y tu espacio. Redecora tu hogar como mejor te parezca, ve a ver la película que quieres, baila libremente en tu habitación, lee un libro, medita y visualiza tu futuro, haz planes concretos, vete de vacaciones o al menos toma un día libre, cocina tu cena favorita… en fin. Disfruta.


“No soy mis relaciones.” Un error en el que frecuentemente caemos después de una ruptura de pareja es asumir los problemas que tuvimos como faltas de nuestra personalidad. La culpa a veces nos llena, la duda nos enloquece, y nuestra auto-estima y confianza puede debilitarse. Es importante entender que no somos nuestras relaciones. Que las cosas que pasan en una pareja, son cosas de dos – son una dinámica creada por ambas personas y no necesariamente el reflejo de lo que somos o no somos. A ti no te falta nada. Tú eres perfecto. Incluso si cometiste una falta, como la infidelidad por ejemplo, esto no es necesariamente reflejo tuyo como persona. Siempre existe la posibilidad de aprender y mejorar, y lo que hacemos es diferente a lo que somos. No te rotules. No te disminuyas. Asume la acción, evaluala, aprende y sigue adelante.

Volver a creer en el amor. A menudo, después de una ruptura de pareja, juramos que nunca más lo intentaremos. Está bien. Es un proceso. Incluso, está bien si tu decisión es quedarte soltero. Toda decisión es válida. Sin embargo, no dejes de creer en el amor. Y eso empieza por ti. Aprende nuevamente a amarte a tí mismo, y encuentra maneras de expresar amor a diario – aunque no sea en una pareja.

Dele tiempo al tiempo. No es lo que queremos escuchar, pero no tiene otra salida. Cada experiencia, por dolorosa que sea, tiene una razón de ser, y no hay fórmulas mágicas para hacer desaparecer la situación. Lo importante es saber establecer barreras para no seguir lastimándote, seguir los pasos internos de entendimiento, no caer en la depresión ni el pesimismo, y tener la determinación de superar la pérdida sabiendo que la vida ofrece millones de oportunidades a cada segundo, pero ninguna llegará mientras estés estancado pensando en el pasado y lo que pudo ser.




Publicar un comentario