viernes, 14 de marzo de 2014

Alcoholismo y abuso de alcohol

El alcoholismo (dependencia del alcohol) y el abuso del alcohol son dos formas diferentes del problema con la bebida.

El alcoholismo ocurre cuando usted muestra signos de adicción física al alcohol y continúa bebiendo, a pesar de los problemas con la salud física, la salud mental y las responsabilidades sociales, familiares o laborales. El alcohol puede controlar la vida y relaciones de la persona.
El abuso del alcohol es cuando el hecho de beber lo lleva a problemas, pero no a la adicción física.

Causas
No existe una causa conocida del abuso del alcohol y del alcoholismo. Las investigaciones sugieren que ciertos genes pueden incrementar el riesgo de alcoholismo, pero no se sabe cuáles ni cómo funcionan.

La cantidad de alcohol que uno bebe puede influir en la probabilidad de volverse dependiente. 

Uno tiene mayor riesgo de caer en el abuso y la dependencia del alcohol si tiene un padre con alcoholismo.


Usted también puede ser más propenso a abusar del alcohol o volverse dependientes si:

Es un adulto joven bajo la presión de compañeros.
Tiene depresión, trastorno bipolar, trastornos de ansiedad o esquizofrenia.
Tiene acceso fácil al alcohol.
Tiene baja autoestima.
Tiene problemas con las relaciones interpersonales.
Lleva un estilo de vida estresante.
Vive en una cultura donde el consumo de alcohol es más común y aceptado.

Síntomas
Las personas que sufren de alcoholismo o de abuso de alcohol con frecuencia:

Siguen bebiendo, aun ven afectada la salud, el trabajo o la familia.
Beben solas.
Se vuelven violentas cuando beben.
Se vuelven hostiles cuando se les pregunta por la bebida.
No son capaces de controlar la bebida: son incapaces de suspender o reducir el consumo de alcohol.
Inventan excusas para beber.
Faltan al trabajo o al colegio o tienen una disminución en su desempeño debido a la bebida.
Dejan de tomar parte en actividades debido al alcohol.
Necesitan consumir alcohol la mayoría de los días para lograr pasar el día.
Se descuidan para comer o no comen bien.
No les importa o ignoran cómo están vestidos o si están limpios.
Tratan de ocultar el consumo de alcohol.
Tiemblan en las mañanas o después de períodos sin beber.
Los signos de la dependencia del alcohol abarcan:
Lapsus de memoria (lagunas) después de beber compulsivamente.
Una necesidad creciente de más y más alcohol para sentirse embriagado.
Síntomas de abstinencia alcohólica cuando no se ha tomado un trago por un tiempo.
Enfermedades relacionadas con el alcohol, como hepatopatía alcohólica.

Pruebas y exámenes
El médico llevará a cabo un examen físico y hará preguntas acerca de la historia familiar y médica, incluyendo el consumo de alcohol.

Las siguientes preguntas las utiliza el Instituto Nacional de Abuso de Alcohol y Alcoholismo (National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism) para evaluar el abuso o dependencia del alcohol:

¿Alguna vez maneja cuando ha estado bebiendo?
¿Tiene que beber más que antes para embriagarse o sentir el efecto deseado?
¿Ha sentido que debe dejar de beber?
¿Ha tenido alguna vez lagunas después de beber?
¿Se ha ausentado alguna vez del trabajo o ha perdido un trabajo a causa de la bebida?
¿Existe alguien en su familia preocupado por su forma de beber?

Los exámenes que se pueden hacer abarcan:

El nivel de alcoholemia (puede indicar si alguien ha estado bebiendo alcohol recientemente, pero no necesariamente confirma el alcoholismo)
Conteo sanguíneo completo (CSC)
Pruebas de la función hepática
Examen de magnesio en sangre

Tratamiento
Dejar por completo el consumo del alcohol es la meta ideal del tratamiento. Esto se denomina abstinencia. Una red social fuerte y el apoyo de la familia son importantes para lograr esto.

Suspender por completo y evitar el alcohol es difícil para muchas personas alcohólicas. Habrá veces en que será difícil. Su aspiración debe ser evitar beber el mayor tiempo posible.

Algunas personas que consumen alcohol en exceso pueden ser capaces simplemente de reducir la cantidad que beben. Esto se denomina beber con moderación. Si este método no funciona, usted debe tratar de dejar de beber por completo.

DECIDIRSE A DEJAR LA BEBIDA

Muchas personas con problemas de alcohol no reconocen cuando la bebida se les sale de las manos.

El método ideal para el tratamiento es ayudar a las personas a darse cuenta de cuánto daño le está haciendo el consumo de alcohol a su vida y a las vidas de quienes los rodean.

Los estudios encuentran que más personas con problemas de alcoholismo optan por el tratamiento cuando los miembros de su familia o los empleadores son honestos con ellos acerca de sus preocupaciones y tratan de ayudarlos para hacerles ver que la bebida les está impidiendo alcanzar sus metas.

La abstinencia del alcohol se realiza mejor en un escenario controlado y supervisado en el cual los medicamentos alivian los síntomas. Las complicaciones de la abstinencia pueden ser mortales.

El médico debe ordenar exámenes de sangre y orina para verificar problemas de salud que son comunes en personas que abusan del alcohol.

RECUPERACIÓN A LARGO PLAZO

Los programas de recuperación o apoyo pueden ayudarle a dejar de beber por completo. Estos programas generalmente ofrecen:

Asesoría y terapia para abordar el alcoholismo y sus efectos y cómo controlar sus pensamientos y comportamientos.
Apoyo en salud mental.
Atención médica.
A usted lo pueden tratar en un centro de rehabilitación (internado) o puede asistir a un programa mientras vive en su casa (ambulatorio).

Algunas veces, se prescriben medicamentos para evitar las recaídas.

El acomprosato es un medicamento que ha demostrado disminuir las tasas de recaídas en aquellas personas que son dependientes del alcohol.
El disulfiram (Antabuse) produce efectos secundarios muy desagradables incluso si usted toma una cantidad pequeña de alcohol hasta 2 semanas después de tomar el medicamento.
La naltrexona (Vivitrol) disminuye el deseo vehemente por el alcohol y está disponible en forma de inyección.
Usted no puede tomar estos medicamentos si está embarazada o padece ciertas enfermedades. A menudo, es necesario el tratamiento a largo plazo con asesoría psicológica o grupos de apoyo.

La depresión u otros trastornos de ansiedad o del estado de ánimo se pueden manifestar una vez que usted ya no esté tomando alcohol y se deben tratar oportunamente.

Es importante que el paciente tenga una situación de vida que le sirva de apoyo para su necesidad de evitar el alcohol. Algunos programas ofrecen opciones de alojamiento para personas con problemas de alcoholismo o abuso de alcohol.

Grupos de apoyo
Los grupos de apoyo están disponibles para ayudar a las personas que están enfrentando el alcoholismo.


Expectativas (pronóstico)
El pronóstico para una persona con alcoholismo o abuso del alcohol en realidad depende de si puede o no dejar de beber.

El alcoholismo es un problema mayor a nivel social, económico y de salud pública. El problema con la bebida puede afectar cada parte de la vida de una persona. Si usted tiene un problema de alcohol, la abstinencia puede ayudarle a mejorar su salud mental y física y posiblemente sus relaciones interpersonales.

Los programas de tratamiento pueden ayudarlo a dejar de beber; sin embargo, recaer nuevamente en la bebida es común. Es importante tener un buen sistema de apoyo.









Publicar un comentario