viernes, 18 de julio de 2014

Miedo a quedarse solo

La autofobia se refiere al temor morboso de estar aislado o solo. Las personas que padecen de esta fobia, no pueden estar físicamente solas, ya que creen que están siendo ignoradas, o que se encuentran sin amor, o bien que podrían ser amenazados por intrusos. En un contexto literal, los miedos también están relacionado con la persona en sí misma, por lo que en ocasiones se asocia con el auto-odio. Es por esto que la autofobia podría ser un síntoma de otros trastornos psicológicos, o bien puede predisponer a una persona a desarrollar otros tipos de trastornos psicológicos. Otra definición de la autofobia, nos dice que el miedo no es en sí a estar sólo físicamente, sino también es la sensación de no poder confiar en uno mismo en cualquier lugar. Es así que la persona necesita tener un cuidador cercano en todo momento.

Dado lo anterior, se puede afirmar que la autofobia es un miedo verdaderamente paralizante a quedarse solo, las personas con esta fobia generalmente no pueden descansar cómodamente a menos que alguien se encuentre relativamente cerca, como en otra habitación de la misma casa. En casos más graves y extremos, la persona que padece de la fobia, necesita tener a alguien en la misma habitación durante todas las horas de vigilia, de no hacerlo, la persona comenzará a experimentar regurgitación, ataques de ansiedad graves y otras reacciones emocionales y físicas.


Los síntomas más comunes, son similares a otros tipos de fobias, donde se incluye una constante sensación de peligro, donde la mente del autófobo imagina que el peligro es inminente, además tiene un mayor temor a sufrir una catástrofe sin que nadie esté allí para ayudarle a salvarse de ese destino cruel y terrible que le espera. Aquí va de la mano ese miedo natural hacia los eventos de la naturaleza, como es el hecho de ser alcanzado por un rayo o bien a ser enterrado vivo durante un terremoto. No es de extrañarse que la persona que padece ésta fobia también experimente un miedo extremo a ser robado o a sufrir un ataque al corazón, cuando no haya nadie cerca para auxiliarle.

El tratamiento más eficaz para la autofobia generalmente incluye una combinación de terapia psicológica y medicación. Los medicamentos son recetados para tratar la ansiedad y calmar la abrumadora sensación de miedo que generalmente presentan los autófobos durante un episodio. La terapia psicológica le ayuda a explorar las causas que subyacen a la fobia y desactivarlas a lo largo del tiempo. Como en otras fobias, la técnica terapéuticas cognitivo-conductual -TCC- también ayuda al proceso de cambio de las respuestas en el comportamiento ante las situaciones que provocan el sufrimiento y ante el miedo que se padece.





Publicar un comentario