viernes, 4 de julio de 2014

Ventajas y desventajas de la psicoterapia online

Desventajas.

- Lo más importante es que, a través del chat, email y conferencia, se pierde todo lo que forma parte del lenguaje NO Verbal (la información visual y auditiva, gestos, miradas, silencios en el chat, cambios en el tono de voz, movimientos…). Por tal razón, a la hora de emprender esta  “aventura” es imprescindible la sinceridad, entrega y confianza, necesarias para poder llegar a los sentimientos y  padeceres de la persona que consulta, y así conseguir juntos un proceso terapéutico eficaz.

- El encuadre terapéutico está en el ciber – espacio, por lo cual es responsabilidad de ambas partes cuidar ese espacio y mantenerlo. Si hiciera falta y la persona lo desea, se puede cambiar a una modalidad presencial, por tal motivo no podemos marcar más desventajas.

- El consultante, deberá tener presente que aquello que escriba en un correo, o bien en el chat, puede llegar a estar al descubierto, sobre todo si comparte ordenador con más personas, por lo cual, es imprescindible tener un cuidado especial, con las claves de correo, y el destino en el cual se guardan los historiales del chat.


Ventajas.

- Con esta modalidad, evitamos desplazamientos y el tiempo, entonces, se nos estira… Evitamos atascos, esperas, demoras…

- Se valora la comodidad para el acceso, incluso personas con limitaciones físicas, solamente dependerán de sí mismas para realizar un tratamiento, o bien, personas que padezcan algún temor o fobia que les impida salir a la calle solos. También, se abre el abanico terapéutico a personas sordomudas. Es un paso adelante ante la igualdad de oportunidades.

- Otra ventaja grandísima, es el registro escrito de las comunicaciones. Los chats y mails, quedarán guardados en el ordenador si la persona lo desea. Y eso le dará la posibilidad de releerlos y repensarlos, días después de la sesión lo cual puede dar lugar al insight, al pensarse a sí mismo en las situaciones y con diferentes estados de ánimo. Eso es ampliamente positivo.

- El contacto terapéutico, puede tornarse más flexible y frecuente, puesto que si mantenemos sesiones de chat, y un conflicto aflora luego de la misma, dentro de las posibilidades del consultante, estará escribir un mail, para el que sabrá, tendrá una respuesta.

- El anonimato: quizá sea el culpable de tu primer paso. Aún hoy, en nuestras sociedades modernas, el asistir a una psicoterapia, se sigue sintiendo algo acusador o delatante… Por esa razón, el realizar el tratamiento online, muchas veces es la opción preferida por el consultante. Como no se desplaza a ningún lado, nadie tiene porque saber que está llevando adelante un proceso terapéutico…

- Por último, el hecho de que el terapeuta no esté delante, de alguna manera desinhibe al consultante, característica que además promueve la apertura del mismo a temas que quizá no tocaría por vergüenza o miedo al rechazo, o porque su nivel de asertividad es muy bajo, y no sabe cómo decir las cosas… Es decir, se abre paso a la espontaneidad.





Publicar un comentario