viernes, 10 de abril de 2015

Dejar de fumar, ¿un milagro?

- Las terapias milagro llenan a las personas de expectativas sobre lo poco que les
va a costar dejar el tabaco y esto es una gran mentira. No existe recompensa
sin esfuerzo. Y las expectativas que se alejen de esta máxima debería
eliminarse de las cabezas por completo.

- Estas terapias funcionan activando mecanismos de defensa del paciente, de
manera que una cascada de imágenes repugnantes e información cruda y/o a
veces exagerada hace que las personas sientan miedo. El miedo puede hacer
que desaparezca la conducta, pero el ser humano se acaba acostumbrando al
miedo y terminado el miedo terminada la abstinencia.

- Fumar no es un acto racional, por lo que no responde a una terapia racional,
podemos estar convencidos de lo malo que es fumar y seguir haciéndolo.

- Para dejar de fumar el primer paso es la voluntad, luego acudir al médico y
consultar con un especialista para que oriente e informe de cómo sobrellevar la
situación.

- Aunque el paciente se perciba fuerte jamás se debe “dar el alta”. Abandonar el
tabaco es una carrera de fondo, lo exfumadores serán exfumadores siempre y
por ello deberán estar atentos y seguir las indicaciones de su médico o
terapeuta.


Según la Organización Mundial de la Salud el tabaco es la primera causa de
invalidez y muerte prematura del mundo. En nuestro país, cada año mueren más de
50.000 personas debido al consumo de tabaco. Ante este panorama, no es de extrañar
que cada vez sean más las personas que deciden abandonar el hábito tabáquico con el
fin de mejorar su salud, pero dejar de fumar no es fácil.

Según explica la psicóloga Amaya Terrón, fundadora del gabinete Psicología
Amaya Terrón, “las personas tienen miedos; miedo al cáncer, a la EPOC, e incluso a la 
muerte, pero, sin embargo, muchas de ellas, incluso sabiendo todo esto, siguen con el
cigarro en la boca, quizá les sepa algo más amargo, pero no abandonan la adicción.
¿Por qué? No es porque sean poco inteligentes, o no sean conscientes que se la “están
jugando”, sino porque los mecanismos que hacen que seamos adictos no son
sensibles a la racionalización”.

“Razonar está bien y puede ser un buen disparador para iniciar una terapia
psicológica o personal para dejar de fumar, pero no es suficiente. Fumar no es un acto
racional, por lo que no responde a una terapia racional. Es por esto que convencer o
intentar convencer a alguien que deje de fumar casi siempre es en vano. Es la propia
persona la que tiene que decidir enfrentarse a este reto. Desde fuera podemos
concienciar, informar, apoyar, ayudar, pero la persona tiene que estar convencida de
querer hacerlo, ya que el proceso es duro y requiere de una motivación personal muy
fuerte”, explica Amaya Terrón.

Pasos para dejar de fumar

Para dejar de fumar hay que querer, eso es lo primero. Ninguna terapia
funciona si no hay capacidad volitiva que la acompañe.
Una vez la persona está convencida de que quiere dejar de fumar, debe
informarse sobre cómo funciona una adicción, por qué pasa lo que pasa y siente lo
que siente. “A veces, entender lo que nos pasa y la dinámica de la adicción es
beneficioso, descarga culpa y nos hace proactivos, ya que podemos adelantarnos a lo
que acontece y de esta forma estar preparados”, explica Amaya Terrón.
Una persona que quiere dejar de fumar debe acudir a su médico de cabecera
para que le informe de los tratamientos disponibles farmacológicos si los necesita,
además de pedir consejo o consulta con un especialista para que le oriente y le
informe que cómo sobrellevar la situación de la mejor manera posible y si es necesario
realizar técnicas de relajación para compensar desequilibrios ansiosos que puedan
derivar.
“Cuando se deja el tabaco quedan partes de tu psique al descubierto, hay que
analizar la ansiedad que produce abandonar una adicción, la dependencia, repasar
modelos de pensamiento y trabajar la autoestima, sobre todo si se viene de un cuadro
clínico plagado de recidivas”, informa Amaya Terrón.

Evitar los tratamientos milagro

Las terapias milagro como las denominadas, “Deje de fumar en 15 días” no son
las adecuadas para eliminar el hábito de fumar, ya que, como comenta Amaya Terrón,
si bien consiguen abandonos en la adicción a corto plazo, provocan recaídas a largo
plazo.
Estas terapias o tratamientos milagro tienen un índice de recaída mayor que
cualquier terapia basada en el cambio, ya que llenan a las personas de expectativas
sobre lo poco que les va a costar dejar de fumar y esto es una gran mentira. No existe
recompensa sin esfuerzo. Y las expectativas que se alejen de esta máxima debería
eliminarse de las cabezas por completo”, apunta Terrón.
“Normalmente, estas terapias funcionan activando mecanismos de defensas
del paciente, de manera que una cascada de imágenes repugnantes e información
cruda y/o a veces exagerada hace que las personas sientan miedo. El miedo puede
hacer que desaparezca la conducta, lo cual hasta aquí sería bueno, pero el ser
humano se acaba acostumbrando hasta del miedo. Y terminado el miedo terminada
la abstinencia. Y es aquí dónde aparece la recaída”, explica la psicóloga.

Terapias psicológicas, y la técnica del OSO
La terapias que ofrece la psicología actual abarcan un espectro desde
tratamientos de relajación, reestructuración cognitiva, refuerzo de la autoestima,
capacidad para controlar impulsos, psicoinformación, terapia de grupo e hipnosis.
Pero, sin la voluntad y el esfuerzo de la persona, ninguna técnica asegura el éxito
terapeútico.
No existe una forma fácil o rápida para ganar control sobre la adicción e
introducir cambios positivos en la vida de las personas enganchadas al tabaco. La
recuperación requiere de una motivación para dedicar tiempo y esfuerzo para
cambiarse a uno mismo con el fin de poder vivir una vida sin tabaco.
“El plano psicológico se apoya en la terapia con fármacos muchas veces. Al
igual que la farmacológica con la ayuda psicológica. Existen en el mercado numerosos
medicamentos que bien o sustituyen a la nicotina o directamente afectan a los
mecanismos de recompensa cerebrales a disposición de los dependientes de esta
sustancia”, informa Amaya Terrón.
“El tabaco es una droga y como tal hay que tratarla, pero también se sustenta
en un hábito y cuando intentamos deshacernos de un hábito hay que eliminarlo de
raíz, si esto es demasiado crudo se sustituye por otro hábito (no sustancia). Es decir,
que sustituir el tabaco por la comida, por ejemplo, sería una forma de aplacar la
ansiedad con la comida o con cualquier otra sustancia y no se trata de esto, sino de
sustituir el hábito de fumar por un hábito o costumbre sana. Ser capaces de enfrentar
nuestra ansiedad asociada a un cuadro de abstinencia por nosotros mismos sin
necesitar otra adicción que nos aligere la carga”, explica.
“Si llegamos a la conclusión de que no tenemos fuerza de voluntad, no
podemos olvidar o abandonar el hábito y tampoco lo podemos sustituir por otro lo
que nos queda es olvidarlo. Es la teoría que llamo del OSO: (Obtenlo, Sustitúyelo u
Olvídalo). Si quieres conseguir algo, por ejemplo dejar de fumar, consíguelo; Obtén lo
que quieres, si no puedes Sustitúyelo y si no puedes entonces Olvídalo”, añade. 
Por suerte, la persona que quiere dejar de fumar puede conseguirlo si de
verdad tiene voluntad de hacerlo. “Conseguirlo es cuestión de tiempo y de técnica. El
tiempo, la motivación y la fuerza la ponen los pacientes y la técnica podemos ayudar
los psicólogos y profesionales de la salud”, asegura la psicóloga.

¿Cómo actuar ante una recaída?

Para Amaya Terrón lo primero que hay que hacer ante una recaída es “volver a
empezar, perdonarnos y aprender de lo que nos ha hecho recaer para no volverlo a
hacer”.
“Las recaídas, a veces, forman parte del proceso, no es lo ideal, ni lo
conveniente, pero es una realidad. Hay veces que se necesita recaer para saber cómo
no hacerlo. Sin duda, el abandono de las terapias es uno de los factores que ponen
en peligro la abstinencia. Por lo que yo aconsejaría dejarnos guiar por el profesional
de la salud que nos está tratando. Es habitual, no solo en terapia para dejar de fumar,
que el paciente llega a un punto en la terapia en el que se percibe fuerte, y eso está
bien, pero no hay que dejar llevarse por ese sentimiento y terminar todos los
tratamientos, recordemos que se trata de una carrera de fondo, los exfumadores
serán exfumadores siempre, de por vida, y por ello deberán estar atentos y seguir las
indicaciones de su médico o terapeuta. Nunca deberán darse el alta a sí mismos
porque crean que están “curado” hasta que su médico o psicólogo así lo considere”,
apunta Amaya Terrón.
Una vez se ha dado de alta el paciente, hay que seguir en contacto con el grupo
de apoyo o con el profesional que nos atendió y tratar cualquier pico de ansiedad que
se pueda padecer antes que la angustia nos haga tomar decisiones opuestas a
nuestros objetivos.


Consejos para quien quiere dejar el tabaco
- Infórmate acerca de los procesos de adicción de drogas. No olvides que el tabaco es
una droga. Estar familiarizado con el proceso abre las puertas a lo que es la realidad,
no debes estar bajo el condicionamiento de expectativas poco realistas.
- Cuida tu alimentación y cuidado personal.
- Sigue con costumbres sanas incompatibles con el viejo hábito.
- Autorefuérzate a ti mismo o prémiate por tus éxitos.
- Transita sitios donde no exista tabaco. 







Publicar un comentario