viernes, 13 de junio de 2014

10 falsas razones para casarse

Hay diez falsas razones por las que una persona puede casarse y son mucho más frecuentes de lo que pudiera parecernos. Un matrimonio feliz no es resultado del azar. La vida conyugal será lo que él y ella hayan sabido construir día tras día. Para llevar a buen puerto el matrimonio, no basta el corazón. Hay que poner también la cabeza y aprender juntos a superar diferencias y sacar provecho de las dificultades. 

Este es el decálogo:

1. Primera razón equivocada: Atender solo al atractivo externo de la pareja, o incluso al dinero, posesiones y vida social, olvidando o no dando importancia a aspectos más decisivos como su carácter, su personalidad, sus defectos y virtudes, los intereses comunes y su concepción de la vida.


2. Idealizar sus virtudes, sin caer en la cuenta de que parte son el fruto de nuestro propio enardecimiento romántico, no del todo realista.

3. El miedo a quedarnos solos o a hacer el ridículo.

4. El afán de independencia respecto a los propios padres.

5. La honra de afirmarnos ante la negativa de nuestros padres a la relación que queremos mantener.

6. El miedo a interrumpir un noviazgo oficial y socialmente alentado.

7. El terror al escándalo, cuando la chica queda embarazada.

8. Casarse con alguien por la compasión que produce su situación y pensando que así le podremos ayudar.

9. Pensar que el matrimonio puede ser un remedio para las propias anomalías psicoafectivas.

10. Buscar en el marido un futuro padre y en la mujer, una futura madre, exclusivamente.





Publicar un comentario