viernes, 22 de agosto de 2014

La asertividad en el trabajo o cómo decir a tu jefe lo que piensas con el debido respeto


A menudo se plantea que ante un conflicto solo hay dos opciones: el enfrentamiento o la huida. La asertividad nos plantea una tercera vía para mantener nuestra posición, trazar una línea roja y esperar a que el otro se canse de traspasarla. Una manera sencilla de definirla es cómo la capacidad de decir que "no".

 La persona agresiva, la sumisa y la asertiva. 
La primera defiende a ultranza sus intereses, sin empatía ni autocrítica, carece de sentido del humor, es susceptible, autoritaria y está siempre a la defensiva. La sumisa no defiende sus derechos, respeta a los demás pero no a sí misma, mientras que la asertiva conoce sus derechos y los defiende respetando a los demás. No se plantea sus relaciones sociales en términos de ganar o perder sino de llegar a un acuerdo.

La asertividad es comunicarse con mucho respeto, decir las cosas desde cómo yo las siento y no culpar al otro. La comunicación no verbal es muy importante porque si subimos el tono, el mensaje va a tener menos efectividad, y si lo hacemos bajando la mirada también pierde fuerza.


Técnicas asertivas para discusiones
La técnica del disco rayado, es decir, repetir nuestro punto de vista una y otra vez manteniéndonos firmes en nuestra opinión a pesar de los intentos de la otra persona para que la cambiemos.



También la del banco de niebla o claudicación simulada que consiste en dar la razón en parte, pero sin ceder terreno o cambiar nuestra postura. Un paso más allá sería llegar a un acuerdo asertivo en el que se admite un error, pero sin generalizarlo a otras situaciones. Algo así como: "De acuerdo, me he equivocado, pero eso no significa que lo haga siempre ni que sea un mal profesional".

Otra técnica es el aplazamiento asertivo que se puede resumir en la frase: "No lo sé, mejor me lo pienso y te contesto", cuando se quiere ganar tiempo o alguno de los interlocutores está perdiendo el control.

Por último, la pregunta asertiva permite enfrentarse a una crítica con preguntas basadas en la presunción de que es bienintencionada -lo sea o no-. Así se obliga a la persona a que nos dé más información. Cuestiones típicas serían: "¿A qué te refieres exactamente?" o "¿Por qué piensas eso?".

Escaqueadores, trepas y jefes caraduras
Entre la fauna que puebla la oficina nos encontramos a compañeros agresivos, sumisos, escaqueadores y trepas, que además suelen ser muy pelotas. 

Los jefes agresivos usan como estrategias la culpa, la amenaza y la burla, pero hay que pararles los pies y preparar con antelación las respuestas asertivas. En el caso de un jefe sumiso, los empleados están solos porque no se enfrenta a sus superiores, evita las discusiones y las confrontaciones.

El jefe caradura, que carga a los demás con sus tareas y delega los marrones, utiliza como herramientas el chantaje emocional, las amenazas y la coacción.A la hora de negarnos a hacer algo siempre es bueno ofrecer algo a cambio o hacer énfasis en lo que sí se hace.

El jefe manipulador es más difícil de reconocer porque es más sútil que el agresivo o el caradura pero tiene poca tolerancia a que las cosas no salgan como han pensado. Este tipo usa el chantaje emocional, los mensajes confusos y crea indefensión.

Los límites de la asertividad
La asertividad no es la panacea y tampoco es una varita mágica para que el otro cambie, pero nos permite expresar nuestras necesidades e intentar llegar a un acuerdo. A lo que podemos aspirar es a dejar claros nuestros límites, pero no podemos esperar una reacción favorable a corto plazo. Es más, es probable que incluso se dé un aumento puntual de la respuesta agresiva.


La asertividad es válida en un contexto laboral "normalizado" pero que en los casos de acoso laboral o en los que una persona se ha convertido en el cabeza de turco, al que todos culpan, es necesario otro tipo de recursos. 


Las 10 reglas de oro de la asertividad
1. La asertividad es la capacidad de autoafirmar los propios derechos, respetando en todo momento los derechos de los demás.

2. Solo podemos relacionarnos de forma satisfactoria para ambas partes si sentimos que tenemos los mismos derechos y merecemos el mismo respeto que los demás, es decir si poseemos una buena autoestima.

3. La persona que tiene verdadera autoestima: No va a defenderse, sino a respetarse. No va a ganar, sino a negociar.

4. Seremos más capaces de afrontar las situaciones si salimos de nuestro interior y observamos a los demás desde su punto de vista. Antes de actuar, es recomendable observar desde dónde habla la otra persona.

5. La respuesta asertiva sirve para poner límites, no para que el otro cambie.

6. Un mismo mensaje puede ser transmitido de forma respetuosa o irrespetuosa. No es tanto el contenido como la forma en que se transmite un mensaje lo que importa.

7. Haz lo que puedas, con lo que tengas, en donde estés.

8. La persona asertiva sabe cuándo y dónde debe mostrar lo que piensa y siente, utilizando las habilidades sociales apropiadas.

9. Nadie nos puede obligar a hacer algo que no queremos hacer.

10. Y sea como sea: ¡siempre puedes volver a intentarlo!





Publicar un comentario